¿Es 3G mejor para la batería del usuario que 4G?

El problema de ahorrar la energía de la batería siempre ha suscitado un gran interés. Es difundida la opinión de que la red 4G hace descargar la batería más rápido que 3G. Hay gente que lo cree sin ningunas pruebas, pero nos gustaría detallarlo un poco.


A primera vista puede parecer que la conexión 4G usa más batería que 3G. Y la gente que piensa así tiene toda la razón. Sin embargo, esta afirmación es un poco errónea, ya que la batería de su teléfono inteligente no se descarga sólo por el empleo de 4G o 3G.

Su conexión 4G consume más energía que 3G sólo en teoría, porque en práctica resulta casi imposible medir la diferencia y en realidad no se nota.

Sin embargo, los usuarios creen que sus smartphones que usan 4G se descargan más rápido que cuando funcionan con 3G. Esta suposición equivocada se debe a varias razones. A continuación analizaremos algunas de ellas.

Antes que nada, hay que tener en cuenta que el consumo de la batería de un teléfono es un proceso más complicado de lo que parece. Trataremos de explicarlo todo sin términos sofisticados, con la máxima transparencia.


¿Qué permite ahorrar más energía? ¿3G o 4G?

Es imposible limitarse al funcionamiento de las redes 3G o 4G, hablando sobre el consumo de batería de cualquier teléfono inteligente. ¿Qué pasa cuando navegamos por Internet? La señal 4G o 3G asegura una conexión estable a la red móvil, pero a la vez con la recepción de la señal está funcionando la pantalla, igual que el procesador nunca deja de hacerlo. Resulta que también consumen la energía de la batería móvil.

¿Es 3G mejor para la batería del usuario que 4G?

Aquí hay otros factores relacionados con la descarga de la batería:

  • la frecuencia en la que se transmite la señal móvil que se recibe
  • la fuerza de la señal móvil entrante
  • el desplazamiento del teléfono en el espacio

Entonces, ¿cómo puede influir la frecuencia de la señal en la descarga de la batería? Es fácil: las ondas emitidas tienen longitudes diferentes lo que se refleja de modo diferente en el consumo de la energía de la batería. Esto tiene que ver con la física, por lo que no vamos a meternos en ello en ese artículo. Los que quieren saber más, pueden buscar algunos artículos técnicos al respecto en Internet y leerlos.

Otro factor importante es la fuerza de la señal entrante. Cuando la señal móvil existente es fuerte, su smartphone gasta menos batería para pillar esa señal. Esta es la razón del porqué un amplificador de señal móvil puede aumentar significativamente la duración de la batería de cualquier teléfono. La señal mejorada supone una mayor duración para la batería y permite evitar una descarga rápida.

Ahora vamos a ver cómo los desplazamientos del usuario en el espacio pueden afectar la vida útil de su batería. Para ello primero hay que comprender cómo funcionan las redes móviles.

Cuando una persona está quita, su teléfono inteligente se conecta a la estación base más cercana. Pero cuando comienza a moverse (sobre todo si se trata de un vehículo, aunque también se refiere a los paseos que damos a pie o en bicicleta), la conexión con esta misma estación base se mantiene solo mientras que nos encontramos a su alcance. Luego los dispositivos se conectan a otra estación base, y la conexión se mantiene activa hasta que permanezcamos dentro de su cobertura.

Este proceso continúa mientras estamos en movimiento. Y el problema del consumo de batería surge principalmente cuando el usuario se encuentra en aquellos lugares donde se mezcla la cobertura móvil de 3G y 4G. Cada vez que su teléfono cambia de la conexión 4G a 3G o viceversa, su batería se descarga rápidamente.

El desgaste de la batería se nota más en comparación con los casos cuando el teléfono usa un tipo de conexión de manera estable, sin cambios. Un usuario común, que no tiene ni idea de este proceso de cambios, se fija en el nivel de su batería cuando el teléfono se conecta a 4G y llega a una conclusión errónea de que la red 4G consume más su batería.


¿Por qué "4G en realidad consume más la batería"?

No es un secreto que a medida que pasa el tiempo y las tecnologías avanzan, damos más usos a nuestros teléfonos móviles que antes. Los dispositivos que inicialmente fueron diseñados para hacer llamadas y mandar mensajes de texto, hoy funcionan como una fuente de entretenimiento y comunicación a través de diferentes aplicaciones. Usamos nuestros smartphones para jugar, ver videos, chatear, incluso para trabajar.

Gracias a la tecnología 4G podemos obtener la misma cantidad de datos gastando menos tiempo en ello si hacemos paralelo con la tecnología 3G. Como consecuencia, podemos recibir más contenidos y disfrutar de un número mayor de posibilidades. Así que es lógico que pasemos más tiempo frente a las pantallas de nuestros smartphones.

En teoría, la red 4G debería permitir reducir la cantidad de tiempo que pasamos metidos en nuestros teléfonos inteligentes y, por lo tanto, el consumo de batería debería disminuir. Pero la realidad es diferente. Pasamos más tiempo enganchados a nuestros dispositivos, descargando nuestras baterías más rápido que antes.


Entonces, ¿consume 3G realmente menos batería que 4G?

En general, 3G hace descargar la batería menos rápido que 4G. Pero al mismo tiempo 3G es mucho más lenta que 4G, por lo que se necesita más tiempo para operar con la misma cantidad de datos y, como consecuencia, la batería se gasta más.

¿Es 3G mejor para la batería del usuario que 4G?

La conexión 4G LTE consume más energía, pero puede transferir cantidades de datos grandes a una velocidad mayor. En resultado, el intercambio de información es más rápido y el teléfono vuelve a su estado "quieto" en un período de tiempo más corto.

Esta es la razón por la que mucha gente considera que la red 4G LTE en realidad ahorra más la batería que la red 3G.

Pese a ello, si apagamos la red 4G, la batería no se descargará tan rápido. Por otro lado, se nos limitamos a usar solo 3G, tendremos menos posibilidades como usuarios.

Y una cosa más. Como ya hemos señalado, las redes de un teléfono inteligente nunca funcionan por sí solas. Tanto la pantalla, como el procesador siguen trabajando todo el tiempo "comiéndose" la batería.

Para concluir vamos a subrayar una vez más que el problema del consumo de la batería tiene carácter combinado. Dado que la mayoría de nosotros no tenemos ganas de limitar las posibilidades que nos da 4G, tenemos que acostumbrarnos a tener el cargador a mano.

¿Quiere usted mejorar su mala conexión móvil? Sabemos cómo se hace. Consulte los modelos de amplificadores de señal móvil 4G y 3G en nuestro sitio web y le ayudaremos a elegir el que le convenga más.